miércoles, 15 de julio de 2020

YO TAMBIÉN SOY CAMPECHANO

Corrían los últimos días del mes de noviembre de 1975, el dictador Franco agonizaba, el régimen se debilitaba, muchos españoles temían lo que podría venir más adelante, unos porque recelaban de los cambios que podrían originar la pérdida de su poder, otros porque ansiaban ese cambio, pero sentían miedo de empezar un tránsito incierto y falto de pilares democráticos.

Pero a la muerte de Franco la luz se hizo con la llegada de personajes fundamentales de nuestra transición democrática, hombres de Estado forjados a si mismos, por la necesidad de protagonizar un cambio político desde un sistema dictatorial y férreo ya debilitado, lo que lo hacía más peligroso, hacia un sistema democrático y participativo liderado por un personaje insustituible nacido del mismo régimen, como fue Adolfo Suarez y de otro adalid de la libertad, educado y formado para ser Jefe del Estado, que no era otro que el entonces Príncipe de España por decisión del dictador, que luego fue nombrado Rey de España, D. Juan Carlos I.

Nada hacía presagiar ese movimiento político hacia una monarquía parlamentaria moderna y ejemplar, al menos en lo político, pero fue el tesón de aquellos dos protagonistas de nuestra historia los que sembraron la semilla de lo que hoy muchos podemos disfrutar, a pesar de las voces contrarias a aquella transición, el siempre temido ruido de sables o la oposición de muchos caciques eternos, que debieron aprender a convivir en democracia desde el principio.

También fueron partícipes de aquel milagro político de la transición, algunos líderes de los partidos del exilio, como el PCE, PSOE, PSP etc.… que lejos de exigir la vuelta a la situación previa a la Guerra Civil, supieron leer el momento y la situación de España, apostando decididamente por una Monarquía, de la mano de nuestro Rey, que junto al Presidente Suarez propugnaron la Reforma Política, el sistema de partidos, y la promulgación de nuestra actual Constitución en diciembre de 1978, una norma fundamental muy desarrollada, compleja y completa que fue corroborada y aprobada por la mayoría del pueblo español en un Referéndum Constitucional que parece nadie recuerda en la actualidad.

Fue el desarrollo de los diversos capítulos de este texto fundamental, basado en otras constituciones modernas y ejemplares pero con su propia idiosincrasia nacida de la pluriculturalidad de nuestra Nación, la que nos ha llevado al momento actual, de un sistema autonómico ampliamente desarrollado, que no conoce igual en ningún otro lugar del mundo no solo a los derechos de las autonomías sino sobre todo, a la capacidad de articular legislación y reglamentos incluso de forma asimétrica, lo que constituye uno de los problemas del mismo sistema, al que parece nadie puede ni quiere meter en cintura, antes que se convierta en un disparate reglamentario.

Durante este tiempo desde la transición hasta nuestros días, nuestro entonces Rey Juan Carlos, defendió a España y a su democracia con absoluta firmeza, no solo dentro del país, como respuesta al desafío golpista del 23 de febrero de 1981, sino también fuera de España, en todos los escenarios globales a los que fuimos accediendo después de salir de la Dictadura y en todos los países a los que con su visita, acompañando a una misión comercial, política y económica, hizo valer su capacidad de representante máximo del Estado y sus excelencias como relaciones públicas, consiguiendo con su magnífica intervención muchos acuerdos, avances y contratos que de otra forma, dudo mucho se hubieran podido conseguir.

Le debemos mucho al Rey emérito Don Juan Carlos, tal es así, que muchos que recelaban de su persona y dignidad, se convirtieron en “Juancarlistas” convencidos, que no monárquicos, porque eran de convicción republicana, algo que solo quienes sufrieron el oprobio y la miseria de los años mas duros de la dictadura, saben valorar en su justa medida.

D. Juan Carlos ha cometido también errores, no por ser nuestro Rey sino porque es humano, pero por muchos que hayan sido, nunca tendrán el mismo contravalor que aquello que ha conseguido para España, los logros de sus acciones son mucho más valiosos que los daños de sus errores, infinitamente más, eso lo sabemos quienes hemos sobrevivido a la transición viendo crecer la Democracia plena en España, un sistema que también tiene errores, porque quienes lo encarnan, los políticos, son también imperfectos, llenos de miserias morales y desvergüenzas en muchos casos, que han conducido a la corrupción, los desfalcos, la malversación y el latrocinio.

Si comparamos las cantidades que supuestamente ha sacado de cuentas suizas el Rey emérito y que ahora quienes quieren romper España, le echan en cara con publicidad desbordada, con uno solo de los cientos o miles de casos de choriceo de nuestros políticos, nos daríamos cuenta de la insignificante y nimio que parece lo primero y lo miserable que parecen quienes lo airean cuando callan lo segundo; pongamos el caso de los EREs de Andalucía… son solo unos 700 y pico millones de euros, que nadie va a devolver ni se va a hacer cargo de ellos, que han salido de nuestros bolsillos y nadie nos los va a reintegrar.

Pues bien, el dinero de nuestro Rey Emérito es suyo, lo habrá recibido como pago, comisión o ganado en la bolsa, a mi me da igual, pero no es ni mínimamente comparable al choriceo de nuestra clase política que, por cierto, sigue escondiéndose bajo este tipo de cortinas mediáticas, para acabar con la Monarquía, con nuestro actual Rey D. Felipe y con el sistema más generoso y eficaz de gobierno en Democracia que nunca hemos disfrutados los españoles.

Que quieren hacerle una comisión de investigación, que quieren airearle no se que historias, que hizo esto o lo otro… señores, me da igual. Nuestro Rey, gozaba de privilegios que todos votamos en aquel magnífico referéndum constitucional, y nadie tiene un certificado de que hubiera votado en contra y le permita exigir otra cosa distinta de lo que en aquel momento decidimos por mayoría TODOS LOS ESPAÑOLES. Nos puede gustar más o menos, pero la democracia y el juego democrático es así, rigen las mayorías y eso es lo que hay que aceptar… o te vas a Cuba, Venezuela, Corea del Norte o Irán.

Ahora tenemos un Rey ejemplar y digno, muy digno, valiente y preparado, quizás mucho más que lo que fue su padre, tiene un talante democrático envidiable pero un carácter firme y decidido, que le hace estar frente a los enemigos de España y de los españoles, de su Democracia y de los derechos y libertades de todos los ciudadanos, por encima de todo. Lo ha demostrado en varias ocasiones, de forma pública y notoria, eso es lo que sus enemigos no le perdonan, que no sea un tolete sumiso, que no se pliegue ante los bolcheviques, que no se rinda ante los totalitarios y fascistas que quieren hacerlo abdicar de su papel de Jefe del Estado.

Yo era y sigo siendo un “Juancarlista” convencido, acepté de nuestro campechano Rey emérito las disculpas por sus deslices de caza, de algunas de sus erradas y humanas decisiones, de los problemas que se generaron en su Casa que deben permanecer dentro de ella, como en la de cualquiera de nosotros, porque los problemas familiares son algo privado, que nadie debe conocer ni publicar salvo que exista consentimiento de quien los sufre o padece en la forma que sea.

Hoy no puedo dejar de asombrarme de la campaña brutal contra nuestra Monarquía, que no es otra cosa que un sistema de gobierno tan legítimo y actual como la misma República; de hecho, no hay que mirar a nuestro alrededor para comprobar que ocho de las diecinueve democracias más perfectas del mundo son precisamente monarquías, y los peores países del mundo en libertades públicas y derechos de sus ciudadanos son precisamente repúblicas.

Nuestro Rey emérito no merece semejante trato, ni tampoco su hijo, el Rey Felipe, es injusto lo primero y es vil y retorcido lo segundo; es la miseria de quienes sin conocer la historia de España, la Transición y los logros de nuestros sistema democrático bajo el liderazgo de nuestros monarcas, se constituyen en revisores de la verdad, construyendo al mismo tiempo una versión alterada e interesada que vende como cierta, cuando no tendrían derecho a criticar lo que ignoran ni a hablar de aquello que no han vivido.

Es la verdad alternativa de los hijos bastardos de la democracia, como aquellos cuyos padres sobrevivieron a la transición viniendo del régimen, donde vivieron como señoritos y ahora se venden como luchadores contra el franquismo… ¡mentirosos! … o aquellos otros que dicen que han luchado contra este sistema cuando se han provechado precisamente del mismo para medrar, estudiar con becas, colocarse y obtener subvenciones, hasta comprarse un casoplón mientras colocan a la familia en puestos dirigentes… ¡hipócritas! … o aquellas que se rasgan las vestiduras con discursos de igualdad mientras exigen la asimetría desde el poder que ostentan por derecho de pernada… ¡cretinas!

Los discursos de éstos y éstas no van a cambiar la realidad, ni por supuesto, la opinión que tengo de quienes realmente han luchado para que España sea una plena democracia, incluidos nuestros monarcas.

Por eso me reafirmo… yo también soy “campechano”.

 

¡¡¡Viva España, y Viva el rey!!!


https://monarquia.elconfidencialdigital.com/articulo/espana/Espana-monarquias-paises-democraticos-mundo/20170317132900013093.html

viernes, 6 de marzo de 2020

A VECES NO ES NECESARIO BUSCAR TAN LEJOS.



Canarias ha sufrido en menos de un año, dos grandes incendios forestales y uno de menor entidad, que se pudo controlar a tiempo hace menos de un mes.

Después de estos desastres, llega el momento de buscar soluciones, no parches momentáneos ni remiendos inútiles que nos podrían salir incluso más caros.

Y yo me pregunto... ¿No sería posible integrar en la Unidad Militar de Emergencias, a todo el Batallón de Helicópteros de Maniobra del acuartelamiento de Los Rodeos, actual BHELMA VI?

De esta sencilla forma, perteneciendo al despliegue específico de la UME en Canarias, se convertiría en una fuerza de intervención inmediata en las emergencias del archipielago, como Incendios forestales, terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas u otra situación o desastre natural, que por su gravedad, requiriera del empleo de contingentes de especial preparación y entidad.

Además, aunque podamos pensar que hoy existe una cierta integración, en realidad NO existe como tal. En el despliegue actual, el BHELMA VI depende orgánicamente del Mando de Canarias y sin embargo, las unidades de la UME en Canarias, dependen del II Batallón de Sevilla el BIEMII; por otra parte, el BHELEME II, que es la Unidad de Helicópteros de la UME está en Valencia, muy alejado de Canarias, y ambas dependen del mando directo del General Jefe de la Unidad Militar de Emergencias. 

Aunque se realicen proyecciones de unidades de la UME con estos medios aéreos también en Canarias, no son habituales ni regulares, porque sus misiones no están unificadas ni coordinadas, como sería necesario en caso de pertenecer ambas a UME; se hacen con motivo de ejercicios tácticos, entrenamientos muy puntuales o simulacros.

Si se integrara de forma efectiva, además de dotar inmediatamente de la capacidad de despliegue aéreo a las fuerzas de la UME en Canarias, facilitaría al BHELMA VI una disponibilidad de recursos muy elevada, porque todos sabemos que la UME es la Unidad de moda de nuestro ejército, que cuenta con recursos económicos muy superiores a los de cualquier otra Unidad, eso es incontestable. 

Se favorece a ambas unidades, no le cuesta ni un euro a Canarias y supone disponer de una unidad de intervención con despliegue aéreo, fundamental entre islas, que puede ser solicitada ante un solo mando, con la rapidez de respuesta al encontrarse, precisamente en Canarias, con los acuartelamientos de ambas unidades justo uno al lado del otro en Tenerife. 

Los helicópteros se han mostrado como el medio de intervención en incendios, por ejemplo, más eficaz por la orografía de Canarias, al menos al inicio de cualquier intervención inmediata y masiva, luego se pueden incorporar hidroaviones en caso de ser necesarios, que lo serían menos al contar con un número de aparatos y tripulaciones preparadas para estos menesteres, además del personal de tierra o las cuadrillas que puedan desplazar a los escenarios. Son todo ventajas, no hay ni un solo inconveniente, salvo lo que puede suponer para la plantilla o cuadro de mandos de su Batallón, que es lo que usted controla mucho más que nadie. 

Ésta es mi humilde opinión, creo que es hora de proponer cosas nuevas para mejorar lo que tenemos, seguro que ambas unidades se verían notablemente reforzadas. 

Además, con esa integración efectiva, la activación de todos los medios dependería exclusivamente de un solo mando, del Ministerio de Defensa siempre, pero solo se tendría que solicitar al General de la UME. Las activaciones son prácticamente instantáneas en siniestros de cierta entidad, hoy está demostrado, solo que NO se ha contado con estos medios aéreos, cuando se ha desplegado la UME activada para emergencias en Canarias. Pronto vamos a tener un simulacro de Terremoto - Volcán en Canarias, veremos como este binomio es muy importante y resolutivo. 

En cualquier caso, lo que es necesario, es que se cuente con los medios aéreos del BHELMA VI para estas situaciones en todo momento, por ejemplo en incendios forestales, porque son vitales y muy operativos.

Creo que ganaríamos TODOS, no solo los militares de esta Unidad de élite de nuestro Ejército de Tierra, sino sobre todo, los canarios, porque ganaríamos en disponibilidad y facilidad de desplazamiento inmediato de estos medios a los escenarios de los desastres, por vía aérea, con sus propios helicópteros, de día o de noche, de forma instantánea, contando además con la especial preparación de las tripulaciones del BHELMA VI, cuyos miembros conocen perfectamente las capacidades y los procedimientos de intervención en estas mismas situaciones de emergencia.
 

Es una idea que tal vez, nuestras autoridades regionales, debieran sopesar y elevar al Gobierno central, una medida que supone un coste "0" que podría ser instada por el Gobierno de Canarias, aprovechando que se encuentran en sintonía política en estos momentos.

A veces no es necesario buscar muy lejos, cuando lo que necesitas, lo tienes justo al lado.